Envío gratis a partir de 15,95€* * Solo en España Peninsular -2% de descuento al pagar con Tarjeta o Bizum

El Té Blanco es la versión más sutil y refinada que existe en cuanto a las infusiones.

Su proceso es el más complicado y por ello es que su precio es elevado, y en comparación con otras variedades de té, cultivadas del mismo árbol Camelia sinensis, gracias a este proceso tan cuidado cuenta con propiedades casi intactas hasta el momento de ser consumido.

Esto se debe a que dichas hojas apenas brotan del árbol, cuentan aún con una capa sutil de tricomas o pekoes, los cuales son como vellos blancos o plateados, y a esto se debe el nombre de Té Blanco.

Las hojas con las que se produce el Té Blanco no pasan por un proceso de oxidación como el resto, sino que son retiradas del árbol cuando apenas crecen, y se mezclan con cogollos color plateado. Una vez juntos se dejan secar y marchitar a la sombra, y se cuecen con vapor, para posteriormente ser secados de nuevo. Todo el proceso es supervisado, y al tratarse de hojas muy escasas, su valor es alto.

el té blanco sabor

Origen del Té Blanco

El Té Blanco tiene su nacimiento en China, y según cuentan las leyendas, eran jóvenes doncellas quienes se encargaban de recolectar las hojas nacientes del árbol de té con tijeras de oro, para después preparar infusiones con menudo cuidado, usando el agua más pura para el Emperador.

Esto se realizaba en los jardines sagrados secretos del Emperador, que de tan secretos es fecha que no se sabe de cuáles habla la leyenda.

En la actualidad la producción principal de Té Blanco se realiza en Fujian, una provincia de China. Aun así, hay otras provincias de dicho país, y otros países como Sri Lanka, India, Malawi y Nepal, que lo produce con resultados casi tan buenos.

ENVÍO GRATIS

A partir de 18€ en península

PAGO SEGURO

Paga con PayPal, Transferencia, Tarjeta o Contra Reembolso

SOPORTE ONLINE 24/7

Por correo, WhatsApp, teléfono

Para quién está indicado el Té Blanco

Por sus múltiples propiedades y beneficios, el Té Blanco es recomendable prácticamente para cualquier persona, pero especialmente para quienes:

  • Desean contrarrestar los efectos que el paso del tiempo tiene en nuestro organismo, piel y mente.
  • Buscan reducir su peso, mediante dietas y ejercicio, puesto que funciona como un estimulante al metabolismo y provoca saciedad más rápidamente y por más tiempo.
  • Suelen sufrir de enfermedades gastrointestinales, causadas por estrés o bacterias.
  • Tienen problemas de hipertensión o cardiacos, ya sea generados por una dieta poco sana o por cuestiones degenerativas o hereditarias.

Además de lo anterior, los beneficios que se obtienen al ingerir Té Blanco pueden ser más amplios, por lo que te recomiendo que analices las características más a detalle, las cuales te muestro a continuación.

quien debe tomar té blanco

Características principales y beneficios del Té Blanco

El Té Blanco tiene un sabor especialmente sutil, el más ligero de todos los tés, por lo que su característica principal radica en ellos. Su proceso de elaboración hace que se conserven prácticamente todas sus propiedades, y mantenga un aroma y sabor duces.

Pero además de sus cualidades de sabor y aromáticas, el Té Blanco nos ofrece una gama amplia de beneficios para la salud que podemos aprovechar si lo incluimos en nuestra dieta diaria o semanal. Los más importantes, son los siguientes:

Antienvejecimiento

El Té Blanco cuenta con propiedades antioxidantes, las cuales evitan que los efectos que trae consigo el envejecimiento se aminoren. Con ellos se combate a los agentes libres, que se encargan de daña y degradar las células del cuerpo. Al mantenerlas alejadas dela oxidación, las células no envejecen, al menos no al mismo ritmo.

Su alto contenido de catequinas y polifenoles, que es mayor que el resto de los tés gracias a su casi nulo proceso de oxidación.

Esto se ve reflejado especialmente en la piel, conservando su elasticidad, suavidad y resistencia natural, eliminando y previniendo arugas; pero también en la memoria, la sedosidad del cabello, e incluso el estado de ánimo, entre muchos otros aspectos.

Ayuda a reducir el peso

Es sabido que los tés tienen propiedades que ayudan a bajar de peso de diferentes formas, como estimular el metabolismo y la quema de grasa, al igual que la eliminación de toxinas por medio de la orina, algo que también se ve en aumento por ser diurético.

En el caso específico del Te Blanco, además de todo lo anterior, también genera un estado de saciedad más pronto con menor cantidad ingerida. La razón de esto es que el ECGC, un antioxidante en el Té Blanco, produce CCK o Colecistoquinina en el intestino grueso, causando que se reduzca el hambre.

Antibacterial

El Té Blanco, por medio de la digestión y deshecho del mismo por nuestro organismo, se encarga de combatir las bacterias patógenas ubicadas allí, principalmente en el intestino.

Además, los polifenoles, ayudan a que el mal aliento se aminore o incluso se elimine, puesto que contrarresta las bacterias bucales que lo generan. Todo esto sin afectar la flora intestinal natural que el organismo necesita para proteguerse.

Apoyo contra el cáncer

Dentro de los antioxidantes con los que cuenta el Té Blanco, el ECGC es de los más potentes que se tenga registro. Este antioxidante es usado como base en muchos tratamientos contra el cáncer, y se ha comprobado que tiene capacidades de prevención.

Al tomar Té Blanco de forma constante, el estómago se encarga de absorber dicho antioxidante. Es por esto que resulta muy importante ingerirlo antes de cada comida, de manera rutinaria.

Ayuda a prevenir problemas cardiacos

Los flavonoides, presentes en frutas y verduras, se encuentran en grandes cantidades en el Té Blanco, y se encargan de disminuir la presión arterial, lo cual genera una circulación sana de la sangre por todo el cuerpo. Esto previene problemas cardiacos, tales como hipertensión e infartos.

Además, se puede traducir en una piel sana y prevención de dolores musculares, puesto que éstos pueden generarse por una mala circulación, o acumulación de sangre en ciertos sitios.

Para conseguir un efecto más rápido y potente, se recomienda que la cantidad de tazas al día de Té Blanco ingeridas no sea de sólo una, sino de entre 2 y 4. Esto porque sus propiedades se intensifican al acumularse en el organismo humano.

el té blanco y su preparación

Tipos de Té Blanco

El Té Blanco, a diferencia de los tés más comunes, como puede ser el negro o verde, no tiene tantos tipos o variantes. Éstas solo se generan dependiendo la época del año en el que se obtienen las hojas del árbol, y el tipo de proceso que se aplica para su elaboración.

Con lo anterior, los tipos de Té Blanco existentes son:

Silver Needles

Su origen se encuentra en Fujian, perteneciente a China, y es conocido también como Yin Zhen o Bai Hao Yin Zhen. Su nombre se debe a que, a diferencia del resto de los tés blancos, que se hacen con hojas jóvenes y brotes, éste es elaborado sólo con brotes con el tono plateado característico.

Shao Mee

Llamado Shou Mei en algunas regiones, es el de precio más accesible gracias a su control de calidad menos estricto. Cuenta con hojas un poco mayores e incluso con mezclas de diferentes edades. Algunas presentaciones incluyen tallos.

Cada tipo de Té Blanco tiene diferente nivel de sutileza en su sabor, lo cual depende de la juventud de las hojas y de la pureza de la mezcla. Evidentemente esto se traduce en el precio a pagar, pero un sabor tan refinado como el de esta infusión lo vale.

Gong Mei

Originario de Fujian, en China, la región más productora del Té Blanco. Se produce con hojas no tan jóvenes como el resto de las variantes de Té Blanco, y su sabor es el menos sutil.

Pai Mutan

Conocido como Bai Mu Dan, se produce en Fujian, China. Su elaboración es un conjunto de hojas jóvenes y brotes. El resultado no es completamente uniforme, puesto que presentan tonalidades amarillentas, verdosas y marrones.

Cómo se prepara el Té Blanco

El proceso de preparación del Té Blanco es similar al del resto de infusiones, pero se requiere que el agua con el que se reposa no esté en punto de hervor, sino solamente caliente.

El tiempo que se debe dejar puede ser de entre 3 y 5 minutos. La variación en el tiempo modifica el sabor de la infusión, pero lo hace de manera muy ligera.

A diferencia de otros tipos de tés, el Té Blanco permite que sea reusado en hasta dos ocasiones más. El proceso es el mismo, sólo que debe reducirse el tiempo de infusión. Esto recomienda debido al alto precio del té, y que al no pasar por un proceso de oxidación común puede resistir ser reusado sin que pierda sus propiedades y beneficios.

beneficios de tomar té blanco
beneficios del té blanco

Tendencia del Té Blanco

El Té Blanco es el té en más tendencia actualmente, ya que su sabor es muy sutil y se considera incluso de lujo. Es por esto que se recomienda que se tome e su estado puro, sin agregar nada más, salvo ingredientes que se ha comprobado sólo intensifican su sabor sin obstruirlo, como puede ser la canela o vainilla, por ejemplo.

Como acompañante es ideal para comidas que vayan a la par de sutileza que la infusión, como puede ser arroz blanco, una tabla de quesos, o galletas de mantequilla.

Abrir chat
1
Hola Soy Carmen
¿En qué te puedo ayudar?