Envío gratis a partir de 15,95€* * Solo en España Peninsular -2% de descuento al pagar con Tarjeta o Bizum

Cómo Evitar el Aumento de Peso en Navidad Con Buena Actitud

Cómo-Evitar-el-Aumento-de-Peso-en-Navidad-Con-Buena-Actitud

Cómo Evitar el Aumento de Peso en Navidad Con Buena Actitud

Cómo Evitar el Aumento de Peso en Navidad Con Buena Actitud

Sé que las fiestas navideñas pueden ser un desafío cuando se trata de resistir todas esas tentaciones que nos rodean. Pero, ¡tranquilidad! con actitud se puede evitar que esto se vaya de las manos.

Recomendación Especial: Consulta a un Nutricionista

Lo primero es que si tienes la necesidad de controlar tu peso, mejorar tu forma de comer, relacionarte con la comida, cambiar de hábitos alimentarios o demás debes ir a un profesional de la nutrición, ellos son quiénes pueden pautarte las comidas y darte un plan personalizado y adaptado a tus circunstancias individuales. Ellos son los expertos en la materia y pueden ayudarte a crear unas pautas que se ajusten a ti.

En contra de lo que algunas personas creen los nutricionistas pueden ayudarte a priorizar de manera más adecuada y en estas fechas pueden realizar pautas específicas en las que integren tus eventos y sea más llevadero.

Pero si eres una persona sana, que solo necesitas unos consejos simpáticos y amigables los que te doy a continuación te ayudarán a mantener ese equilibrio entre disfrutar de la comida y cuidar de ti. Ah, y antes de empezar, quiero dejarte claro que no soy ninguna experta en nutrición. ¡Vamos allá!

Más vale poco bueno que mucho malo

Lo pongo el primero porque es básico… más vale comerse un turrón pequeño con ingredientes naturales, sin aditivos, tradicional, gourmet que una pastilla de turrón con aditivos, almendras que han viajado mas que Willy Fog y grasa de palma. Pues así con todo.

Hay que ser selectivos, si comes algo que sea porque te gusta, es bueno y está bueno.

Intenta optar por las alternativas tradicionales, mira las etiquetas, aprovecha a tomar cosas un poco más BIO o gourmet porque en estas fiestas hay más posibilidades de encontrarlas que en otras fechas.

Mejora Tu Alimentación de Puertas Para Adentro

Esto debe de ser todo el año, pero por temas de salud y de equilibrio intenta mejorar la disposición de tus comidas en casa, intentar que sean más ligeras, más sanas para contra restar lo que llevan estas fiestas.

Si Organizas Comidas o Cenas Añade Más Comida Sana

Si eres quién organiza, añade alternativas sanas y diferentes, intenta cocinar postres caseros, haz picoteos ligeros evitando los procesados y sustituye alimentos pesados por otros que sean menos calóricos.

Juega con los colores, la creatividad y haz que coman por los ojos, las verduras son muy visuales y te darán juego.

Planifica tus Ataques a la Mesa

Antes de lanzarte de cabeza a la vorágine de las fiestas, piensa en un plan de ataque. Si sabes que vas a enfrentarte a una mesa llena de picoteo, no llegues con el estómago rugiendo como un león. ¡Eso solo te llevará a querer devorar todo a tu paso! En lugar de llegar cómo una fiera, tómate un momento para disfrutar de un pequeño tentempié en casa antes de salir. Así, cuando llegues al lugar de la fiesta, no tendrás esa gula que te puede llevar a picar más de lo debido.

Elige con Sabiduría tus Eventos Gastronómicos

No puedes estar en todas partes y si tu meta es intentar no acumular grasa en estas fiestas debes priorizar en qué saraos vas a estar, sabemos que hay algunos inamovibles pero a otros se puede renunciar o ir comido de casa.

A veces no caemos en que las cañas después del trabajo, un día que se presenta alguien con un roscón… y de mil cositas más son picaditas que al final suman.

Elige las Opciones Más Saludables

Cuando te encuentres frente a ese banquete tentador, elige tus batallas sabiamente. Llénate el plato con colores y texturas variadas, priorizando las opciones más saludables. ¿Frutas frescas, verduras crujientes y proteínas magras? ¡Esa es la clave!

Evita esos aperitivos hipercalóricos que te miran con ojitos tiernos y opta por opciones más ligeras. ¿Palitos de zanahoria con hummus? ¿Frutas frescas? ¡Ahí lo llevas!  La idea es equilibrar el placer con la moderación.

Controla las Porciones

Sabemos que a veces la comida es tan buena que podría uno quedarse comiendo sin parar. ¡Pero no te dejes engañar! Usa platos más pequeños, que automáticamente te ayudarán a controlar las porciones. Además, tómate tu tiempo para saborear cada bocado y escucha a tu estómago. Dale tiempo a las señales de saciedad para que hagan su trabajo antes de lanzarte a por más.

¿Picoteos de pie?, coge un plato, para saber lo que vas a comer y lo mejor es verlo en un plato, porque creemos que no hemos juntado 2 muelas y llevamos una cantidad de pinchitos que podían ser una comida completa.

Hidratación

El agua es tu mejor aliada. Además de mantenerte hidratada, beber agua puede ayudarte a controlar la sensación de hambre. Muchas veces confundimos la sed con el hambre, así que lleva siempre contigo tu botellita de agua. ¡Eso sí que es una manera fácil y simpática de cuidarte!

Movimiento, pero sin Agobios

El ejercicio es como ese amigo que siempre está ahí para ti. ¡Incluso durante las fiestas! No hace falta que te apuntes a una maratón, pero sí trata de activarse. ¿Un paseo después de la cena? ¿Un baile improvisado en la sala de estar? El movimiento no solo quema calorías, sino que también te ayuda a mantener un buen estado de ánimo. ¡Vamos, a darle alegría al cuerpo!

Aprovecha y haz más planes “a patita” coge menos el coche…

Regálate el gimnasio y ve…

No te Prives, Disfruta con Moderación

No hace falta ganar “la medalla de la dieta”. Esas restricciones extremas solo nos llevan a caer en la tentación de manera más descontrolada, a sentirte mal y a amargarte. ¡No te prives! Si te mueres por ese trocito de lo que sea, adelante, pero con moderación. Saborea cada bocado y disfruta del momento sin remordimientos.

Bebidas Calóricas: Menos es Más

Las bebidas pueden sumar calorías más rápido de lo que piensas. Opta por opciones más ligeras como agua, té sin azúcar o agua con gas. Cuidado con las bebidas carbonatadas y las opciones azucaradas cómo zumos. Y si decides brindar con algo más fuerte, hazlo con moderación, no pasa nada porque te saltes varias rondas. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá al día siguiente!

No te Quedes con las Ganas, Llévatelo a Casa: Un Acto de Pura Sabiduría

A veces, después de una buena comida, nos ofrecen algo tan delicioso que simplemente no podemos resistir. Pero, ¡ups!, ya hemos comido bastante. No hay problema, cariño. Pide amablemente que te lo envuelvan para llevar o lleva un envase. Así podrás disfrutarlo en casa cuando te apetezca, seguro que te sentará mejor y evitarás aumentar la ingesta calórica en ese momento. ¡Es como llevarse un pedacito de felicidad para después!

Además es algo muy bueno porque ayuda a reducir el desperdicio alimentario que hay en fiestas.

Un Toque de Empatía: Sé Amable Contigo

Y antes de concluir, quiero recordarte algo importante: todos somos humanos y estas fechas pueden ser complicadas cuando se trata de seguir pautas alimentarias. Trátate bien. Si te sales un poco del camino planificado, no te castigues. ¡Somos seres humanos, no robots!

Así que ahí lo tienes, unos consejos simpáticos y amigables para disfrutar de las fiestas sin preocupaciones excesivas. Recuerda, lo más importante es celebrar y disfrutar de la compañía de tus seres queridos. ¡Felices fiestas!


Abrir chat
1
Hola Soy Carmen
¿En qué te puedo ayudar?